martes, 7 de julio de 2015

Lactancia vs Bellaquera


         Una vez mi padre me explicó: “El homosexualismo es todo lo opuesto a una persona normal; el normal no se quiere casar, el homosexual lucha por el derecho al matrimonio; el normal le huye a las enfermedades terminales, el homosexual…” y el mismo se interrumpió con un: “Hijo, si algún día a una mujer se le ven los pantys y tú no se los miras probablemente terminarás buscando eso que mata al homosexual.” Ese día comprendí que si hay personas que patrocinan el que un hombre se llene de peste a peo el bicho, ¿por qué yo no puedo mirar una jodia teta? ¡Ser bellaco no es un crimen!

         Esto NO será un artículo en contra o a favor de la lactancia. Aquí ya todos sabemos que la leche materna es más saludable que tomar formula y todas esas ñoñerías que dicen para creerse las Gandhi’s del desarrollo del ser humano. Esto es más bien un memo para esa fémina que recién se hizo madre y cree que es la primera que le ha dado ese canto de carne flácido y lleno de estrías llamado teta a su criatura pensando que ahora eso la convertirá en una superheroína.

¡No creerme la hostia por hacer algo que también hacen las perras!

         Madre que me lee: Amamantar a un niño no es una novedad y yo espero que entiendan que lo que están haciendo ya lo hizo mi madre, mi abuela, mi bisabuela y hasta las de Carlitos Colón. La diferencia es que ellas no estaban dándose en el pecho todo el día como si fuera lo único bueno que hubiesen hecho en su vida. Lo hacían en privado porque a nadie le importa como alimentes a tu vástago y porque entendían que los hombres somos degenerados y que mirar una teta está en su naturaleza. Yo me niego a taparme los ojos para no ver una teta, porque así me criaron, porque soy un machito... ¡PORQUE ES UNA TETA!




         Les diré un secreto sobre los hombres: La mente de nosotros puede llegar a ser más sexual de lo que quisiéramos que normalmente fuera. Un varón siente a una fémina doblarse a recoger algo del piso sin doblar las rodillas y su instinto lo hace mirar así sea vieja, gorda, fea y termine con nauseas. Si una chica se sienta con las piernas abiertas y tiene falda no dudes que también tenga la mirada de algún bellaco entre sus piernas. Incluso si la dama siente que se le marca la pájara en unos leggins, se pone una camisa larga o se amarra un abrigo en la cintura porque sabe que la van a mirar, pero aún así le sorprende y le incomoda que un caballero le mire las tetas cuando se las saca para alimentar a su bebé en la fila de Western Auto. El mundo entero sabe que la mayoría de nosotros no somos felices con una sola mujer y comoquiera les sorprende que uno no pueda ignorar la oportunidad de mirar un canto de teta.



         Imaginen un mundo paralelo donde sea el hombre quien tenga que lactar al bebé con su bicho. ¿Lo hicieron, enfermos? Sería exactamente lo mismo. Mujeres mirando con disimulo, quejándose de que siempre nos lo estamos sacando en todos lados y criticando lo feo y mongo que lo tenemos. Quien no conozca ese lado de las mujeres es porque nunca ha escuchado una de sus conversaciones en un gimnasio. Antes las mujeres cocinaban para mantener feliz a su bicho, hoy la mujer primero mira el bicho para escoger a quien cocinarle. ¿Y eso está mal? Claro que no. Pero si uno de nosotros vemos una película porque la protagonista sale ‘enúa, nos llaman 'pervertidos', pero ellas pueden ver Fifty Shades of Grey y frotar la chocha por la butaca del cine porque es moda, todas lo hacen y eso las excusa. El problema es que para el mundo ser macho y levantarte pensando en ver culos por Tumblr es un pecado capital, pero la bellaquera en una "princesita" la ven como una buena causa.




         Nunca voy a comprender porque hay hombres que se quejan de que una madre alimente a su criatura en público y mucho menos sabré porque hay mamás que se sacan una teta en la plaza y les encojona que se la miremos. ¿Acaso esos ‘splashs’ de Victoria's Secret, los leggins que le dividen la chocha en dos y hacer 200 squats diarios, son para lucírselos a su bebé cuando crezca o a sus amigas feministas cuando salen a ver películas de hombres que abusan de mujeres? Bueno, lo que yo sí sé es que probablemente nunca terminaré con SIDA.

FUCK CANCER!

1 comentario: