jueves, 27 de agosto de 2015

Mensajes que solo un hombre desesperado por SEXO envía


     Todas alguna vez hemos recibido este tipo de mensajes a nuestros celulares, provenientes de hombres locos por dar cajeta y con poco o nada de labia para lograr su propósito. Este tipo de hombres, con esta común y fastidiosa práctica creen que es posible abrirte las piernas y darte... yesca amor.

 1. Hey...

Hey... es la palabra que primero cruza por la mente de un hombre que solo tiene en mente una cosa: darte cajeta como si no hubiese mañana. Siempre envían el hey... solamente, sin agregarle un  ¿Cómo estás? o un ¿Que tal estuvo tu día hoy? NO. Ellos solo quieren que tú respondas el hey para inmediatamente pasar a enviarte una fotogüebo que ni siquiera pediste.

 
 
2.  Hey... (Otra vez)

Obligada a ver un guebo que no solicitaste ver, prefieres ignorar el mensaje y borrar la imagen de tu mente y continuar pintándote las uñas como de costumbre;  pero no, ahí sigue el tipo de insistente: Hey…, ¿Me envías ahora tú una fotito a mí, mi amoL? CLARO que no te voy a enviar nada cabrón. ¿Acaso te pedí yo la foto del güebo que enviaste sin yo pedirla con toda la intención de esperar una foto teta o foto nalga a cambio?


                                     


3. No te escribía para tener sexo... Mal pensá.

Cuando decides cortésmente rechazar el booty call del tipo en cuestión y le dejas saber que no piensas tener sexo con él, ya sea que no habrá segunda vez porque es más flojo que la economía de Puerto Rico o  que NUNCA VA A PASAR porque está en la Friend Zone desde tiempos inmemorables, es muy común que el hombre, ya con el orgullo y dignidad por los suelos, te diga que “Sólo te llamé para salir contigo normal... NO era para tener sexo, tú eres una mal pensá, la enferma eres tú”... Y es así como estos descarados te viran la tortilla.


                                   
 

4. ¿Qué tienes puesto?

A mí todavía me cuesta creer que en pleno 2015 (casi 2016) todavía existan tipos que hacen esta patética pregunta. Más aún cuando la mayoría de las chicas andamos como  indigentes en nuestra casa. O, ¿Acaso piensan que andamos en hot pants de encaje todo el maldito día? NO SEAN ILUSOS. 

                      
 

5. Chequea el bicho mío tu Snapchat ;)...

Aquí regresamos al punto número 1 y 2. Nosotras sabemos de antemano quien se pasa enviando cochinadas por Snapchat. Así que cuando recibimos la notificación de algún enfermo en Snapchat, simplemente la ignoramos procurando que ese mensaje no se abra ni por error. Pero claro, el tipo viene y te envía un reminder por WhatsApp, para asegurarse que veas la maldita foto. Y claro, pedir una de vuelta... QUE COJONES.

                         


6. ¿Necesitas un masaje?

Yo ya ni siquiera digo que “Estoy cansada” o “Me duele esto o aquello” en una conversación de WhatsApp con tal de que estos masajistas frustrados no anden ofreciendo masajes como si fueran empleadas de Zen Spa. No me interesa si estudiaste para masajista, no quiero tu maldito masaje ¡COÑO!
 
                                   


7. ¿Estás bellaca despierta?

Son poco más de las 6 am... despiertas y ves un mensaje que el pana bellaquito te envió a las FUCKING 2:30 am preguntándose si estabas despierta... Así de grande puede ser el nivel de desespero y bellaquera de un hombre, que no razona ni usa la lógica, y aun sabiendo que duermes, tira el mensaje por si te levantaste a mear con una bellaquera más grande que la suya y le dices a esa hora: “Dale papi, baja pa casa” NOT GONNA HAPPEN.


                                        



8. “Vamos a  coger conocernos esta noche... ;)”

Hace  casi SEIS meses le estás pitchando las invitaciones a fulanito al que por alguna razón que ya ni recuerdas y te arrepientes, le diste tu número. Este personaje no importa cuántas veces le digas NO, siempre estará dispuesto a invitarte a salir, con la esperanza que un día, por quitártelo  de encima, aceptes. Y violarte esa misma noche.
                                  
Claro que sí AMIGO, ¿Qué te parece si nos encontramos en Friend's Zone Bar?
  

9. Estás perdía... ¿Cuándo te dejas coger ver?
                          
         A ver déjame pensar... NUNCA.



10. Y que... ¿Ya te vas a dejar meter la verga mía casaste?

Hacen esta pregunta con la esperanza de que les respondas: NO, no me he casado, y SÍ,  estoy deseosa de tu verga, papi. Según estudios recientes realizados en  una prestigiosa Universidad de los Estados Unidos, nunca han recibido la respuesta deseada.

                      


11. Hey... Pitcher...

Cansado de enviar mensajes que no reciben respuesta y que no rinden el fruto deseado, este hombre dispuesto a recuperar su orgullo de macho alfa con pelo en el pecho  te reclama que no respondes sus mensajes y exige respeto que según él, se merece. Es en ese preciso momento en el que te percatas que no tienes que soportarle pendejaces ni dramas a un perfecto extraño y lo bloqueas  pal carajo.

                         

viernes, 21 de agosto de 2015

Me Cago en el Día Nacional del Dubi




Declaran el ‘Día Nacional del Dubi’ y todas las cafres con pinches de metal en la cabeza están de pláceme, mientras que a los ciudadanos finos que reprochamos esa charrería nos quieren hacer sentir mal por no querer bajar nuestra calidad de vida en la sociedad. ¿Qué carajo le pasa a mi país qué antes criticaba esto y ahora lo celebra? Es como si el espíritu de Doña Florinda se posara sobre toda la cafrería femenina puertorriqueña.

En casa mami le hacía “dubi-dubi’s” a mis hermanas y yo me reía porque se parecían a E.T. cuando abre el radio de Elliot para llamar collect a su casa planeta. Aún así mami, siendo una señora decente que solo practica el sexo oral en cumpleaños y aniversarios de boda, decía que los “dubi-dubi” solo se usaban en la casa. Que las mujeres que salen en “dubi” a la calle son unas cueros. Las mujeres se exhiben en “dubi-dubi” y luego se quejan que los esposos le dan puños en la cara. Contra, hay que tener dignidad. Uno se casa con una mujer, no con un animal de granja. 


El “dubi-dubi” es algo privado como afeitarte la chocha o “blichearte”  los pelos del culo. Todos sabemos que lo haces, aún así no lo queremos ver. En hombre sería como hacer el Día de la Camisilla o las recién parías hacer un maratón de dar la teta en Plaza Las Américas. Sencillamente no lo queremos ver. ¿Ok?

El “dubi-dubi” es un reflejo de todo lo malo que ocurre en Puerto Rico. Es un estilo de cabello a medias, no están despeinadas pero tampoco tienen el resultado final de tener el pelo sedoso por tenerlo en forma de caracol metálico apestoso. O sea, el “dubi-dubi” es como el ELA, mientras uno no está peinada ni despeinada, sino entre medio, el Estado Libre Asociado no es ni independencia ni estadidad, sino entre medio. Es un estilo de pelo colonizado, es quitarse de querer dejar de ser pobre y celebrar la pobreza con una nueva moda social, y que tu estilista sea Luis Muñoz Marín. Nuestra cultura está mal.


Celebrar el Día Nacional del Dubi es celebrar que empiezas las cosas y nunca las terminas. Típico puertorriqueño colonizado de mierda. Sin contar del complejo de siempre querer tener el pelo lacio cuando no lo tienen así. Nunca se lo he metido a una mujer en “dubi-dubi” y nunca lo haré. Así me ayude Dios.

Lo peor fue que en Church’s Chicken pusieron una oferta de que si ibas en “dubi” te regalaban una presa de pollo, como si la cadena de pollo frito más lenta de este lado de Kentucky premiaran a las cafres vagas estás por no terminar de peinarse. Me cago en el Pancho Sándwich (RIP).

La raíz de todo este problema lo es la señorita Natalia Lugo. La señorita Lugo se ha hecho famosa en Puerto Rico por su personaje de yale en “dubi-dubi” enseñando las tetotas. Si no fuera por esas tetas Borinquén Bella nunca hubiese celebrado el Día Nacional del Dubi, y estas mujeres no andarían en público imitando antenas parabólicas cogiendo señal directa desde el Infierno para joder a los hombres.



Porque ese es el verdadero problema de los “dubi”, que ustedes afean la sociedad y no dejan que funcione debidamente. Con mujeres feas en “dubi-dubi” por ahí creyéndose la gran cosa ningún hombre se motivaría para superarse en la vida. Si la mamá de ustedes hubiese tenido un “dubi-dubi” en la noche que tus papás te engendraron, te aseguro que a tu viejo no se le hubiese parao y tú no existirías. La vida empieza en la erección del hombre. Déjense de cafrerías y poca vergüenzas, y váyanse a terminar de peinar. Coño.

miércoles, 19 de agosto de 2015

La Creación de Georgie Fresh


         En verano del 2014 llega este futuro prepa, pequeño y trigueño a trabajar en una compañía de la cual yo era gerente. Cuando le pregunté su nombre, me contestó “Georgie Fressshhh”… sí, Georgie dejó el “shhhh” pega’o y eso fue lo único que dijo en toda la tarde. Cuando estaba dándole training me percato que es un muchacho bien maduro, pero tímido y deprimido porque su novia lo acababa de dejar. Para bregar bien con él, le dije a Victor Badtrip que lo hiciéramos un hombre de verdad y lo lleváramos a un putero. Victor Badtrip que como ya he explicado antes: tiene vicio de putas, no dudó en apoyarlo y prometió pagarle toda la noche.


         Salimos un jueves directo a Río Piedras a ver pal de culitos apestosos y a calentar motores para lo que sería la primera fase del experimento de masculinizar a un guaynabicho. Como es normal en ese pueblo de cricas sudás, barbús vírgenes y gorditas con afro, no conectamos con ninguna, pero nos jaltamos de drogas y cervezas apestosas a mea’o que era lo importante. En una veo a Georgie (no le diré más el Fresh, me siento muy mamabicho) bastante jodío y me aprovecho para ofrecerle mi idea de ver dominicanas esnúas ganarse la vida. Obviamente aceptó, me dijo: “Dale cabrón, vamos a ver prietas twerkiar”. Nos dimos un round más en el Bori y Victor Badtrip ya empezaba a temblar de ansiedad como tecato de luz cuando completa el menudo pa’ la cura.


         Llegando al parking de Lust empieza a salir la curiosidad de George y me pide que le explique como es eso ahí y como debe comportarse. Le expliqué y fui bien paciente. Empecé diciéndole que entrara, mirara de lejitos y que si no le gustaba ninguna no tenía que hacer nada para aparentar con nosotros, pero que si una lo ponía bellaco que le faltara el respeto y se olvidara de que nosotros estábamos allí. Me preguntó “¿les puedo dar deo y to’?” y salió Victor Badtrip bien espitia’o y dijo “Mano, si le caes bien y te la llevas a un baile privado puede ser. Le tocas el muslo y le metes el deo como ‘sin querer’ a ver”. Me sentí bien incómodo y me bajé del carro pal carajo.



         Una vez dentro del Strip Club todo fue diferente; a mí se me fue la bellaquera de tanta prieta fea junta, Victor Badtrip no se pagó una hostia y el prepita en menos de 5 minutos ya estaba mamándole las tetas a un cuero que tenía unos 7 meses de embarazo. Como era costumbre el jangueo se acababa cuando a Victor Badtrip le daba algún malestar o depresión y empezaba a llorar del dolor. Esta vez su excusa fue que tenía gases y eso no iba a permitir que el bicho se le parara. Jorge ya estaba hablando de gastar la Beca en putas y de el casketón que se iba a jalar cuando llegara a su casa.


         Luego de eso no lo volví a ver en semanas hasta que un viernes andaba con Vlade en Al Fresco y nos lo encontramos fumando con unas nenas de 15 años que nos pagaron cervezas porque eran fanáticas de Blasfemias y Recuerdos. Esa noche Georgie había visto a su ex con un pana de él y estaba rocha’o llorando, bebiendo Buyé y tratando de tiznarse a una menor. Esta vez fue Vlade quien quiso jugar el papel del mejor amigo y le ofreció consejos. Le preguntó “¿tú quieres volver a enamorar a tu ex?”, a lo que el prepita le contestó “si mano” y Vlade le dijo “¡Pues mámale el culo!”. Georgie histérico gritó: “¿QUÉ CARAJOS CABRÓN?”, “JOTA MAMABICHO, ¿QUÉ LE PASA A ESTE PUERCO?”, “¡QUÉ ASCO!”. Esperé que se tranquilizara un poco y le dije: “Mano, si tú nunca has mama’o culo a ti nunca una mujer te ha amado”. Empezó a gritar “¡FOOOO!” “¡FOO CABRONES!” y se fue manoteando.



         Un mes más tarde estaba en el cine y me empiezan a llamar insistentemente como solo una mujer celosa sabe hacer. Al terminar la película, miro el celular y veo que las 19 llamadas y los 8 mensajes de voz eran de Georgie para decirme que estaba en Al Fresco, que volvió con su ex y que me la quería presentar. Lo llamé varias veces y no me contestó, luego me llama la novia y me dice “mira, él está bien loco. Nos vamos, llámalo otro día”. Semanas después me escribe un mensaje diciéndome: “Mala mía. Aquél día me fui con mi novia y decidí hacerle caso a ustedes y enamorarla. Le mamé el culo. Se lo comí. Me gustó con cojones hacerla sentir inferior, pero al otro día me levantó peleando, le di un tapabocas y la dejé a pie en el motel. Cuando me levanté habían 6 patrullas esperándome frente a casa, me llevaron esposa’o y me citaron para la semana que viene.”


         Hoy 19 de agosto del 2015, Georgie Fresh está preso por desacato y ley 54, pero gracias a nosotros ya no llora por su exnovia.

jueves, 13 de agosto de 2015

Mexicano 777 – El Poder del Rap


“¿¡DÓNDE ESTÁ MI CORILLO-CORILLOOOOO!?”

1995 – Esa noche el corillo completo estaba en la esquina. Un chorro de chamacos con mahones anchos, rebeldía mal dirigida y recortes sospechosos. Había un quinceañero en el centro comunal y nos quedábamos al otro lado de la calle para ver nenas en trajecitos cortos, beber gratis y tratar de dar deo. En eso llegó ‘Heathcliff’ en su guagüita tres potes que le había puesto un bazukón en el baúl y nos lo quería enseñar.

Heathcliff era de los viejos del corillo y trabajaba en la tienda de fresas con chocolates de Plaza Las Américas, también era quien depositaba los cheques del negocio. Una vez, en vez de cambiar el cheque, se lo apropió ilegalmente y de ahí sacó el dinero para las bocinas bazookas y para el primer disco de un DJ ahí que se hacía llamar DJ Adam como el príncipe de Eternia en He-Man.


El intro se escuchaba tripioso porque era con scracheos pero lo que vino después fue lo que voló mi ignorante mente.

“Ahhh lord have mercy… I am the Mexican…”

Mire a mi alrededor y todos mis panas ya se la sabían. “¿Quién es este cabrón?” me pregunté.

“¡Sé testigo! ¡Mientras se hace un exorcismo! ¡Es como el Diablo en mi mente haciendo un terrorismo!”

Todos se la sabían menos yo.

“Llamo al 1-666 y mi fianza el Diablo presta. ¡SÁQUENLOOO!”

Gente que no se sabían ni el himno de Puerto Rico ni la canción de Pimpón era un muñeco de trapo y de cartón, de cartón, recitaban esas liricas diabólicas como los viejitos recitan el Padre Nuestro en misa. Esa noche, en esa esquina llena de furia y tenis Fila con gorras pa’trás, fue la primera vez que sentí el poder del rap.

“Fuera del parqueeee…”

La canción estaba (está) tan cabrona que al final decía que era un home run, un palo. Trataba de entender todas las imágenes que esas letras me habían puesto en la mente como un inception de esquina, pero más importante aún: ¿quién carajo era ese cabrón?


La furia se llamaba Mexicano, un enérgico rapero de Fajardo que antes de grabar con DJ Adam era quien le hacía los highlights (voces) a Kid J cada vez que el difunto chamaquito rapero cantaba en tarima: “¡Doctooor! ¡No me diga que estoy loco! ¡Doctooor!” Su nombre de rapero se refería a la nacionalidad azteca de su padrastro y al negocio de tacos que tenía llamado “El Mexicano”. En ese negocio empezó a cantar rancheras el niño de la garganta de oro Israel Perales Ortiz.

Luego de ‘Sé Testigo’ vino la canción de Rappers The Begining que era la historia de un bichote que tiene armas entrando y FURA no lo sabe. Vale la pena mencionar que la primera vez que escribí algo por entretenimiento fue la canción de Rappers The Begining letra por letra, dándole play, stop y rewind a un cassette grabao. Puedo decir que si no fuera por la influencia satánica de Mexicano este blog no existiría.

Ya me sabía par de canciones de Mexicano pero nunca lo había visto. Para ese tiempo de música ilegal El Mexicano no salía en videos de underground por ser fugitivo de la justicia por un asalto a mano armada en 1993. Una noche le pregunté a mi vecino Play Kebo que cómo era Mexicano, su apariencia física. “Tiene un fade afeitao abajo con la dos arriba y de la parte de atrás del casco le salen tres dreadlocks. Parece un demonio así bien loco. Cabrón, Mexicano parece un demonio rapero.”


La primera vez que vi  a Mexicano fue en un party en la Cancha Bajo Techo de Caguas par de semanas después. Gracias a que me críe entre Valle Tolima, el Parque del Turabo y la Cancha Bajo Techo pude ir a partys de underground a pie escapao de casa (fuck the police) cuando los de mi edad todavía no podíamos guiar lejos. Llegó corriendo a la tarima. “¡¡EL QUE NO BRINQUE SE GUILLA DE CHOTA!! ¡¡EL QUE NO BRINQUE SE GUILLA DE CHOTA!!” A mitad de set vinieron corriendo los de seguridad para tumbar el party porque los guardias estaban afuera buscando a Mexicano. Todo esto le añadía a su leyenda undergorund. Pasaron 15 minutos, Mexicano se le cagó en la madre a los policías y siguió dominando la tarima con el control escénico que nunca he visto en ningún otro artista de cualquier otro genero musical. Su voz controlaba a las masas.

Aquella noche brinqué y canté todas las canciones de corazón como si fuera una bocina humana con camisa FUBU X-tra Large. Sabes que eres rapero de verdad si viste a Mexicano antes que saliera en videos y si piensas que Wisin y Yandel son senda mierda.

Pudo haber sido cantante de opera o de rock hard core, pero decidió ser rapero “underground”. Tenía una voz que metía miedo cuando quería dar miedo, pero también dominaba el dance hall jamaiquino clásico como demostró en Playero 39. En una sola canción le metía tres flows (estilos de rapear) diferentes, uno para cada estrofa. Mientras MC Ceja era el rapero de los raperos con su interminable flow, Mexicano le gustaba a gente que no le gustaba el rap, pero si que eran adictos a la furia humana.  Sabía que Mexicano era diferente cuando los rockeros y surfers de mi escuela vinieron donde mi para que les pusiera ‘Se Testigo’.


También sabía que era diferente porque Mexicano era el primer rapero que hablaba orgulloso de ser puertorriqueño. En una época donde los raperitos por moda trataban de sonar bien agringados, El Mexicano trataba de sonar lo más puertorriqueño posible. Fue el primer rapero independentista mucho antes que Residente Calle 13 y sin que la calle le diera la espalda. Un verdadero Boricua Guerrero.

Una vez lo vi tirarse de espaldas al público desde lo alto de una bocina en otro party de la Bajo Techo. En otra ocasión lo vi en el Día Nacional del Bikini hipnotizando una pequeña putita para el deleite de todos. (¡¡QUÉ SE LO QUITE!! ¡¡QUÉ SE LO QUITE!!) En el concert de Big Blunts lo vi dándole un puño en la cara a OG Black. En otro le dio un puño a Baby J. El primer video de breakin’ criollo que compré en mi vida (Boricua Family B-boy) los créditos eran el motin del concierto de Wu-Tang Clan y Mexicano peleando protegiendo a los cantantes. Entre tanta lírica feka escucharlo era escuchar a alguien real.

Para cuando hacían los Hip-Hop Fridays en Lazer ya estaba viviendo mi vida como un bailarín rudo en busca de círculos de breakin’ donde retarme en habilidad con otros b-boys. Siempre que venía Tony Touch a tocar los raperos del patio jangueaban allí para evitar ser asediados por fanáticos reggaetoneros. Ivy Queen, Chezina, Yankee, Vico C, Rey Pirin, Cavalucci, etc., se pasaban allí no como artistas sino como cualquier hijo de cocolo setentoso con ganas de escuchar rap. Una vez Mexicano se trepó al lado del DJ Tony Toca y fungió como MC mientras abajo se retaban Max Ground Force (mi crew de Caguas) vs los Floor Rockers (Bayamón, Carolina). Cuando noté que Mexicano miraba el círculo me tiré mi paso de “six step” del piso a tres “headspins” sin poner las manos. Mexicano gritó: “¡¡VIENE PUÑETA, REPRESENTANDO ESOS CUATRO ELEMENTOS!!” Esa noche la recuerdo como un logro personal.


Muchos criticaron a la prensa por hablar de alguien que nunca tuvo un éxito comercial en la radio, lo más cercano a eso fue ‘Bendición Mami’ y esa no está ni entre las mejores 10 canciones del Boricua Guerrero. Porque Mexicano fue el último héroe del underground boricua, una época donde todavía el dembow del reggaetón no se había divorciado del breakbeat del hip-hop, y era normal que en un mismo party se formara un círculo de breakin’ mientras al lado las muchachas culeaban con sus parejas.

La última vez que vi cantar a Mexicano fue en el 2007 en los partys de Back to the Old School de La Feria y sentí la misma emoción de la primera vez y de las otras veinte veces que lo vi en tarima. Pura furia. No diré nada malo de Mexicano, ya eso ustedes lo leyeron en la prensa podrida puertorriqueña, solo diré que la Administración de Corrección de Puerto Rico le aceleró la muerte al no darle la libertad antes a un inofensivo hombre con cáncer terminal.

Todo el mundo sabe lo malo que publicó la prensa sin saber porque hablaban de él en primer lugar, yo solo quería que la gente también supiera porque sus verdaderos fanáticos lo admiraban y lo respetaban. Porque nadie escribía como Mexicano, porque nadie tenía la voz de Mexicano y porque nadie le metía más, ni le ha metido más desde entonces, que El Mexicano 777.




RESPETO