jueves, 27 de agosto de 2015

Mensajes que solo un hombre desesperado por SEXO envía


     Todas alguna vez hemos recibido este tipo de mensajes a nuestros celulares, provenientes de hombres locos por dar cajeta y con poco o nada de labia para lograr su propósito. Este tipo de hombres, con esta común y fastidiosa práctica creen que es posible abrirte las piernas y darte... yesca amor.

 1. Hey...

Hey... es la palabra que primero cruza por la mente de un hombre que solo tiene en mente una cosa: darte cajeta como si no hubiese mañana. Siempre envían el hey... solamente, sin agregarle un  ¿Cómo estás? o un ¿Que tal estuvo tu día hoy? NO. Ellos solo quieren que tú respondas el hey para inmediatamente pasar a enviarte una fotogüebo que ni siquiera pediste.

 
 
2.  Hey... (Otra vez)

Obligada a ver un guebo que no solicitaste ver, prefieres ignorar el mensaje y borrar la imagen de tu mente y continuar pintándote las uñas como de costumbre;  pero no, ahí sigue el tipo de insistente: Hey…, ¿Me envías ahora tú una fotito a mí, mi amoL? CLARO que no te voy a enviar nada cabrón. ¿Acaso te pedí yo la foto del güebo que enviaste sin yo pedirla con toda la intención de esperar una foto teta o foto nalga a cambio?


                                     


3. No te escribía para tener sexo... Mal pensá.

Cuando decides cortésmente rechazar el booty call del tipo en cuestión y le dejas saber que no piensas tener sexo con él, ya sea que no habrá segunda vez porque es más flojo que la economía de Puerto Rico o  que NUNCA VA A PASAR porque está en la Friend Zone desde tiempos inmemorables, es muy común que el hombre, ya con el orgullo y dignidad por los suelos, te diga que “Sólo te llamé para salir contigo normal... NO era para tener sexo, tú eres una mal pensá, la enferma eres tú”... Y es así como estos descarados te viran la tortilla.


                                   
 

4. ¿Qué tienes puesto?

A mí todavía me cuesta creer que en pleno 2015 (casi 2016) todavía existan tipos que hacen esta patética pregunta. Más aún cuando la mayoría de las chicas andamos como  indigentes en nuestra casa. O, ¿Acaso piensan que andamos en hot pants de encaje todo el maldito día? NO SEAN ILUSOS. 

                      
 

5. Chequea el bicho mío tu Snapchat ;)...

Aquí regresamos al punto número 1 y 2. Nosotras sabemos de antemano quien se pasa enviando cochinadas por Snapchat. Así que cuando recibimos la notificación de algún enfermo en Snapchat, simplemente la ignoramos procurando que ese mensaje no se abra ni por error. Pero claro, el tipo viene y te envía un reminder por WhatsApp, para asegurarse que veas la maldita foto. Y claro, pedir una de vuelta... QUE COJONES.

                         


6. ¿Necesitas un masaje?

Yo ya ni siquiera digo que “Estoy cansada” o “Me duele esto o aquello” en una conversación de WhatsApp con tal de que estos masajistas frustrados no anden ofreciendo masajes como si fueran empleadas de Zen Spa. No me interesa si estudiaste para masajista, no quiero tu maldito masaje ¡COÑO!
 
                                   


7. ¿Estás bellaca despierta?

Son poco más de las 6 am... despiertas y ves un mensaje que el pana bellaquito te envió a las FUCKING 2:30 am preguntándose si estabas despierta... Así de grande puede ser el nivel de desespero y bellaquera de un hombre, que no razona ni usa la lógica, y aun sabiendo que duermes, tira el mensaje por si te levantaste a mear con una bellaquera más grande que la suya y le dices a esa hora: “Dale papi, baja pa casa” NOT GONNA HAPPEN.


                                        



8. “Vamos a  coger conocernos esta noche... ;)”

Hace  casi SEIS meses le estás pitchando las invitaciones a fulanito al que por alguna razón que ya ni recuerdas y te arrepientes, le diste tu número. Este personaje no importa cuántas veces le digas NO, siempre estará dispuesto a invitarte a salir, con la esperanza que un día, por quitártelo  de encima, aceptes. Y violarte esa misma noche.
                                  
Claro que sí AMIGO, ¿Qué te parece si nos encontramos en Friend's Zone Bar?
  

9. Estás perdía... ¿Cuándo te dejas coger ver?
                          
         A ver déjame pensar... NUNCA.



10. Y que... ¿Ya te vas a dejar meter la verga mía casaste?

Hacen esta pregunta con la esperanza de que les respondas: NO, no me he casado, y SÍ,  estoy deseosa de tu verga, papi. Según estudios recientes realizados en  una prestigiosa Universidad de los Estados Unidos, nunca han recibido la respuesta deseada.

                      


11. Hey... Pitcher...

Cansado de enviar mensajes que no reciben respuesta y que no rinden el fruto deseado, este hombre dispuesto a recuperar su orgullo de macho alfa con pelo en el pecho  te reclama que no respondes sus mensajes y exige respeto que según él, se merece. Es en ese preciso momento en el que te percatas que no tienes que soportarle pendejaces ni dramas a un perfecto extraño y lo bloqueas  pal carajo.

                         

2 comentarios: