martes, 4 de agosto de 2015

Porqué Kobe Bryant es mejor que Lebron James


         Yo crecí en un barrio de Caguas donde los que tenían el pensar de “lo importante es competir” y los que esperaban a que el otro nene les diera primero para entonces empezar a pelear, eran los débiles y se quedaban esperando el “winning” porque no los pedíamos en los equipos. Si no te interesa ganar, no juegues. Ya es hora de que dejemos de adornar a los casi ganadores y empecemos a ver las cosas como son. Antes el deporte era de quien ganara, pero con el tiempo la prensa ha hecho que “El mejor jugador” sea casi igual o más importante que “El campeón”. Por ejemplo; ESPN nos quiere hacer creer que Canelo es lo más grande del boxeo y nosotros preferimos hacerles caso e ignorar que nosotros tenemos a el campeón Miguel Cotto.




         Recuerdo como si fuese hoy estar en los banquitos de la cancha de mi urbanización en verano del ’96 escuchando a Isaac Casketa que era uno de los mayores hablar del Draft. Isaac les decía “cabrones, estén pendientes a Kobe Bryant. Ese va a ser el futuro Jordan, no Penny” y ya en verano del 2002 estaba junto a Shaquille y Phil Jackson en una parada por toda California celebrando el tercer campeonato en línea. En solo 6 temporadas mi nuevo jugador favorito ya tenía un Slam Dunk, 4 juegos de estrellas y 3 sortijas con Los Lakers. Mientras Lebron en verano de su sexta temporada estaba sentado en su casa viendo como los anuncios de Nike se burlaban de su escases de sortijas con una marioneta de Kobe presumiendo lo que era su primer campeonato de 2 que ganaría al hilo.




         Viendo unos playoffs en La Lomita pal 2007, conocí al que iba a ser la próxima jodienda en el baloncesto. Fui testigo de una de las mejores series cuando Lebron, no los Cavs… ¡Lebron solo! eliminó a los Pistons que 3 años atrás casi barren a Los Lakers de Kobe y Shaq en unas finales. El auto-nombrado King James metió 24 puntos corridos entre el 4to quarter y el overtime. Dejó su corazón en el Palace of Auburn Hills de Detroit y al parecer se le olvidó buscarlo. De ese día hasta hoy se ha convertido en el más valioso de la liga, siendo cada vez el menos campeón. Sin desarrollar la habilidad de cerrar un juego, moviéndose de equipos buscando unirse a otras estrellas y sin aprovecharse de su cuerpo para aplastar a quien lo defienda. James tiene el físico para dominar a todos los Fowards de la liga como en un pasado hizo Shaquille con los centros, pero prefiere cuidarse en vez de beneficiarse de el y ser el campeón que siempre hemos esperado que sea.




         Mi tío una vez me enseñó las estadísticas de Wilt Chamberlain en una carta Upper Deck y yo no podía creerlo. Leí en voz alta: “¡Cien puntos! ¡55 rebotes en un juego! ¡72 records personales! …¿solo dos sortijas?” y mi tío me contestó: “Era el mejor jugador, pero tuvo la mala suerte de jugar en la época de Bill Russell que nació para ganar”. En ese momento entendí que hay dos maneras de crear tu historia; siendo recordado por hacer números ridículos o ser un campeón y quedar plasmado en el trofeo del mejor jugador de cada equipo campeón. Bill se retiró con 11 sortijas en 13 años y dos de ellas las ganó siendo jugador y dirigente de Boston. Porque las leyendas más grandes no se cambian de equipo para alcanzar el éxito.





         El Black Mamba siempre ha sido Lakers y la franquicia a preferido crear un equipo a su alrededor antes de verlo ganar campeonatos en otras. Pudo unirse a Iverson en Philadelphia y dominar la liga juntos, pero escogió ser una leyenda y ganar dos campeonatos más junto a Fisher con un cuadro completamente distinto. Por otro lado el Rey cada año es más talentoso, más dominante y más completo, pero si no tiene un jugador en su equipo que sepa cerrar un juego, no triunfa. Nadie gana solo ni jugando individual, pero para ser el mejor de la historia tus compañeros deben depender de ti más de lo que tú debas depender de ellos.



         Michael Jordan es el mejor jugador de la historia y si tú le preguntas a su arrogancia “¿por qué tú eres considerado el mejor?”, créanme que  no les va a contestar con un: “porque hice un quadruple-double” o “porque tengo un Defensive Player of the Year y me clavaba a una boricua”. No, él siempre va a sacar sus 6 sortijas pa’ joder y para hacer quedar mal a cualquier chamaquito que se atreva compararlo con otro jugador de ahora. En los tiempos de MJ también existió un Karl Malone que es Top 10 en puntos, en robos de balón y en rebotes de TODOS los tiempos, pero él es recordado solo por perder 2 finales contra los Bulls y por tener las manos más vacías que los argumentos políticos de La Taína.




         Partiendo con el dato de que “Lebron James tiene estadísticas más completas y mejores porcientos que Kobe Bryant” ya no nos queda más nada que debatir a favor de él en este tema. Los números hacen al jugador, pero el corazón y el hambre hacen a las leyendas. No hay manera de borrar la historia. Bryant ya es lo más cercano a Airman y James ya es uno de los más grandes que ha visto este deporte y aún está escribiendo su pergamino. Si eres hombre y como yo usas el baloncesto como una excusa para no estar con tu mujer, disfruta de ambos que son los mejores de sus respectivas décadas, pero se realista y aprende a separar a los Dioses de los mortales.

3 comentarios:

  1. En otra conversación estaba comentando lo mismo: Lebron es el Wilt Chamberlain de hoy día. Físicamente superior, en el tú a tú es uno de los mejores, pero no es un campeón. El fin de cualquier franquicia no es tener una colección de buenos jugadores (Orlando Magic, Charlotte Hornets, New York Knicks en los 90) - es tener campeonatos (Bulls, Pistons, Houston en los 90). Con ese fin, se mide la eficacia de un jugador, en su franquicia, por los puntos, asistencias, rebotes, robos, etc. Sin embargo se mide la efectividad del equipo por campeonatos.

    Ewing, Barkley, Iverson, Miller, y CARLOS ARROYO (jajajajajaja) se fueron sin un campeonato - y no los hace malos jugadores (hasta Carlos Arroyo se los come en la cancha a todos ustedes, cabrones, asi que no hablen). Robert Horry, John Salley, y JJ Barea no es que sean lo más grande, pero saben jugar en equipo - y eso es algo que a Lebrón todavía le falta. Si nos vamos a la efectividad de Barea en una final, Barea es 3x más efectivo que Lebron.

    Cuando le preguntaron cómo se sentía ser el underdog de la serie, Lebrón contestó ofendido, porque era el mejor jugador del mundo. A pesar de perder 4 de sus 6 finales, el tipo no veía (ni ve) más allá de que el es el mejor del mundo. Esto sin entrar en los flops de Lebrón que parecen de fútbol, cuando de repente un calambre o un dolor lo tiene en el piso restregándose.

    Kobe se jodió el tobillo completo, hizo sus tiros, y se fue del juego dejándolo todo en la cancha por su equipo. Hasta que Lebron no entienda que se trata más del equipo, y menos de él, va a seguir siendo el mejor jugador del mundo... que haya perdido 4 finales.

    ResponderEliminar
  2. Yo también uso el baloncesto como una excusa para no estar con mi mujer. ¡Esa cabrona!

    ResponderEliminar
  3. BIEN DICHO PUÑETAAAAAAAAA!!!!
    KOBE BRYANT-DIOS
    LEBRON JAMES-UN GRAN JUGADOR!!!
    ESTO ES CÓMO HABLAR DE EL GRAN REY PELÉ, DI STÉFANO, JOHAN CRUYFF & FERENC PUSKÁS! OBVIO QUE EL GRAN REY PELÉ POR MUCHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO PUÑETAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar