miércoles, 16 de noviembre de 2016

Carta a Pedro Julio Serrano



Estimado Pedro:


         Me dirijo a ti por medio de este artículo gracias a que no existe manera de escribir una opinión diferente a la tuya por Facebook y que no la borres o por Twitter y que no la reportes. Te escribo cuestionando tu moral y tus supuestos valores de igualdad. Si tu causa promueve la equidad, ¿por qué censuras a quien piense diferente a ti?, ¿por qué ignoras los casos menos importantes?, ¿por qué prefieres politiquear antes de defender los verdaderos abusos a tu comunidad? Quizás esto solo sea otra oportunidad de protagonismo de esas que tanto te gustan, pero la intención va dirigida a dejarte claro el pensar que tenemos en común muchas personas sobre tu desempeño como líder en la comunidad LGBTT.

         Quiero empezar diciéndote que tú no eres la persona más importante del mundo. Que como te insultan a ti, me insultan a mí, a mi vecino negro y a mi tía gorda, la diferencia es que nosotros no nos echamos a llorar ni queremos que todos se unan a nuestra pena. Que a mí me desagrade tu labor no significa que sea homofóbico o que mi crítica sea un crimen de odio como tú sueles llamar a cualquiera que difiera de ti. Hay quienes escribimos o decimos chistes de “mal gusto”, pero no andamos predicando la moral o promoviendo el amor y la igualdad. Tú al ser figura pública y proclamarte defensor de los derechos humanos deberías tener más ética y profesionalismo cuando se trate de atender a tus seguidores. Una persona con una función de portavoz como la tuya no debería ser tan egoísta en sus redes. Usar su medio de comunicación solo para quejarse de cada insulto que le hacen o politiquear en contra de tu ex-partido porque tu nómina lo exige en el job description no te hace un héroe comunitario. Ignorar los problemas reales de la comunidad porque no te ayuden en la pauta y enfrentar la crítica con censura te hace un hipócrita de la igualdad.

         A veces me siento a leerte y veo más como el odio vence al amor en casi todos tus escritos, porque si un partido político no da prioridad a tus propósitos, le dedicas tu vida a atacarlo. Hay días que veo más repudio de tu parte hacia los heterosexuales que la supuesta homofobia que dices cada vez ser más grande y peligrosa. Sea cuando protagonizas historias plagiadas o en una de tus mil guerras contra el cristianismo, tampoco pienso que seas la peor persona (porque para cobrar $6,000 por escribir politiquería barata y pasar horas muertas reportando cada cuenta que tenga una opinión distinta a la tuya, algo debes estar haciendo bien).

         Hacerse de una postura está natural, es ser gregario y tener estructura, pero todos los extremos son nocivos. Esa izquierda y esa derecha que tanto procuras polarizar, se atacan entre sí y siempre han terminado lacerando el borde de sus tolerancias hasta convertirse en un círculo, vicioso. El odio no se combate con más odio y la intolerancia no se maneja siendo intolerante. Parece que estás compitiendo contra ti mismo y, contrario a lo que piensas, estás perdiendo.

         No vengo a ofenderte, no vengo a convencerte, no vengo a señalarte, no vengo a martirizarte, no vengo a dirigirte, no vengo a redimirte. Contrario a ti, yo no redundo.


Jose, o Joutax.

Es igual.


viernes, 11 de noviembre de 2016

Beneficios de que Trump y Rosselló ganaran



Donald Trump y Ricky Rosselló ganaron las elecciones como Presidente y Gobernador respectivamente y nunca había visto tanta gente llorando en las calles, quejándose en las redes sociales y llamando a las líneas de prevención de suicidio. Aquí en Blasfemias y Recuerdos nos preocupamos por tu salud y te decimos que sueltes esa soga gorda que compraste en Home Depot y que todavía no firmes esa carta de despedida dónde le admites a tu esposa que le fuiste infiel con tu secretaria. Aquí te presentamos los beneficios de que Trump y Rosselló hayan ganado las elecciones.


Podrás ser racista impunemente fuera de tu hogar – En la antigüedad solo se podía ser racista en la comodidad de tu hogar porque quien carajo te va a venir a decir que prejuicios puedes o no tener en tu intimidad y privacidad mientras ves negros jugando baloncesto. Pues ahora en esta nueva etapa de política de extrema derecha podrás insultar minorías en lugares públicos y en vez de arrestarte las demás personas te apoyaran en coro porque es el 2016 y si no dejas que la gente exprese sus prejuicios y palabras de odio se ponen a llorar. OJO solo podrás ser racista si crees en Dios porque Dios es amor.


Las drogas bajarán de precio – Cuando los bestias estos que ni saben articular bien una oración completa juramenten en enero el miedo colectivo de que ¡esto se va a joder! subirá a niveles nunca antes vistos ni siquiera en los tiempos de Romero Barceló y Nixon. Las personas en vez de hacer algo al respecto se refugiarán en las drogas, pero no me refiero a las drogas melaza del punto en el caserío sino a las drogas legales de Walgreens como Oxycotyn, Percocet, Mosca Española, Vicodin y Uña de Gato. Una de las primeras medidas que hará la administración del hombre color chinita será regular el precio de las pepas para mantener a la población cautiva, no permitir más Martin Shkrelis de la vida y poder hacer sus negocios con los rusos tranquilamente.


Será más fácil conseguir sexo – Si eres hombre y prefieres el olor del bacalao al del huevo en tu dieta sexual durante los próximos cuatro años podrás agarrarle la pájara a las mujeres sin su consentimiento y no irás preso. Si eres mujer, pues, estás jodía. Mala tuya haber nacido así. Si eres bugarrón, bucha o ambidiestro para ti siempre ha sido fácil conseguir sexo y este párrafo no te aplica. Para el resto de nosotros el acoso sexual será cosa del pasado gracias al ejemplo del Presidente que una vez Stone Cold Steve Austin le hizo una suplex en la lucha libre de allá afuera. También será fácil conseguir sexo ya que cuando Ricky “Ricón” Rosselló se ponga a despedir empleados públicos a tuti-plen muchos de esos cesanteados no tendrán de otra que vivir de sus cuerpos y entrar a la prostitución para poder comer. Esta teoría me la dijo una empleada de Condom World.


Puerto Rico cambiará de status político – En este cuatrenio se supone que Ricardo “Chiquidracula” Rosselló pida la estadidad en Washington y… Pérate, ¿qué? ¿Qué se va a buscar otra excusa para no pedir la estadidad donde tiene que pedirla cuando ya es más que evidente que son mayoría en el país? Ay bendito. Pues imagínate que deja de coger de boba a la gente con ese sueño y de verdad la pide. ¿Ok? Ok. Un Presidente republicano va a cambiar el status de Pororico, ¿y quién mejor que Trump? Cuando recuerde que todos sus negocios aquí quebraron y que no le saca ningún provecho económico a estos cien por trenticinco que Yukiyú escupió en el Caribe dirá: “Porto Rico… YOU’RE FIRED!!

El arte de protesta se pondrá mejor que nunca – Los mejores artistas de protesta son de izquierda porque son los más creativos a la hora de quejarse. Lo bueno de los próximos cuatro años que vienen es que la comedia se pondrá mejor porque estos anormales le darán más material estúpido a los comediantes que en los años de Bush Jr. y Pesquera. Oliver Stone sacará una película bien demente de las de él. Los raperos por fin podrán tirarle a un Presidente otra vez sin miedo como debe ser y  sin cohibirse de que el Comandante en Jefe era negro y sabía tirar una güira en una cancha de basket. Los reggaetoneros no harán nada diferente con su ¿música? porque ellos ni se enteraron que había elecciones y solo fueron a chillar gomas y a ser felices en su ignorancia.


Siéntete feliz de que llegaste al final de la civilización como la conocemos – Seamos sinceros, estos son los últimos cuatro años de la civilización moderna y de la luz eléctrica. Lo digo porque sigo a Donald Trump en Twitter y sé que una noche a las tres de la madrugada va a apretar el botón rojo para empezar una guerra nuclear tan solo porque le dijeron que tiene las manos chiquitas. Ya las relaciones con Cuba se sabe que se jodieron. Las minorías y blanquitos liberales están protestando en las calles de Gringolandia porque no aceptan que ese racista país es de los jinchos cristianos intolerables desde que mataron al papá de Pocahontas tratándole de vender alcohol y escopetas.


Donald Trump por carambola traerá más cambios positivos que Barack Obama. Si ganaba Hillary todo se iba a quedar igual, un eterno termino medio. Con Trump los racistas se están avivando y se va a lograr la guerra racial que quieren para imponer una LEY MARCIAL en su suelo y comprarse ellos mismos sus armas, pero esta vez para usarlas contra sus propios ciudadanos. Mientras que aquí Ricardo Rosselló se enrollará las mangas y no hará nada porque aquí los que van a mandar son la junta de control fiscal. Ah bueno, ya que tiene las mangas enrollás Rosselló le llevará el café a la junta.

martes, 18 de octubre de 2016

La isla quedá en los 90’s



Salgo a la calle y Nicky Jam está pegao, Daddy Yankee está pegao, los chamaquitos usan tenis Jordan del 4to campeonato de los Bulls, Grupo Manía sacó una canción nueva con Elvis Crespo, Pedro Rosselló baila la macarena en tarima y Manny Manuel huele perico. No, no estás en 1996. Esta es la situación actual de Puerto Rico en el 2016: bien quedao en los 90’s.

“Aquel que no recuerda su pasado está destinado a repetirlo” dice el famoso refrán, y aquel que todavía te saluda con un “Chacho, tú estás más perdío que Rolandito” merece morir despacito. Puerto Rico es un país que no recuerda bien su pasado y por eso quiere repetirlo.  Un pueblo que tiene menos memoria que Doris la de Finding Nemo y el tipo tatuado de Memento juntos repetirán una y otra vez lo que vivieron alguna vez, o peor aún, lo que creen que vivieron.

Me gusta comparar la economía de Puerto Rico con la salud de La Taína: en los 90’s era voluptuosa, llena de energía y todos querían meterle mano, a diferencia de ahora en 2016 que está seca, jodía y todos le sacan el cuerpo como si tuviera SIDA. ¿Cómo llegamos a esto? Es como si la cura del VIH económico la tuviesen las 936 de la carretera número 30 hacia Humacao que se fueron de Borinquen Bella porque en China no hay que pagar plan médico.  

Es normal que en tiempos de depresión uno recuerde los mejores momentos. Puerto Rico está en depresión económica desde el 2001 e inconscientemente nos hemos refugiado en lo que creemos fue nuestra mejor época. Por eso prendes el televisor y ves que Bejuco está haciendo un “stand up” nuevo y ahora en vez de flaco y gracioso Miguel Morales es gordo y patético. Es como en Cuba que todavía hay carros de los 50’s pre revolución andando por ahí, pues en Puerto Rico por siempre habrán Toyotas Tercel y Mitsubishi Technicas de los 90’s andando por ahí.

Lo peor de todo no es que Nicky Jam tenga un programa de televisión en Comedy Central, ni que Los Rayos Gamma todavía sigan con sus canciones sosas mientras sus miembros mueren, o que Raymond Arrieta imite a Don Francisco (aunque eso está cabrón), lo peor es que todavía salgan hijos de políticos que no dieron pie con bola en la política criolla debido a su vida nebulosa a defender el bipartidismo.

El hijo de Cuchín escribió que hay que seguir dándole el voto a los dos partidos que nos han llevado a la quiebra, al éxodo masivo y a que estén los mismos artistas en la televisión desde 1993. Digo, ¿me equivoco? Ah ver, ¿cuáles son los únicos dos partidos políticos que han gobernado en Puerto Rico? ¿Los únicos dos partidos que han manejado el dinero de este intento de país que nos dejaron? ¿Los únicos dos que han asesinado opositores ideológicos? El PNP y el PPD son primos hermanos que en lo único que se diferencian es que unos maman de pie y los otros de rodilla. Más na.

El bipartidismo portoricencis nos llevó al paisaje gris pesimista cada vez más vacío de nuestra isla. No hay nada más quedao en los 90’s que seguir votando por el PPD o el PNP. Tal vez ver el show de Raymond Arrieta te transporte a 1994 o tal vez escuchar el programa de Sunshine en SalSoul se sienta como un eterno 1998, pero apoyar el bipartidismo es peor.

Escribo esto del bipartidismo para que estén de acuerdo conmigo pero en realidad lo que creo es que todo esto es un plan de los gringos estilo Dr. Cornelius Rhoads para matar a los puertorriqueños, ¿pero qué carajo sé yo de eso? Odio al chota, compasión al confinado. Continuemos.

Tal vez por eso la televisión local sigue con su formato igual sin cambiar desde los tiempos que el merengue estaba pegao, daban Tus Videos Favoritos en el canal 18 y los mahones blancos no eran pecado. No le beneficia al status quo quitarle poder a los dos partidos que siempre lo han tenido. Le beneficia al pueblo. Vota por una de las otras cuatro opciones si quieres un verdadero cambio en Puerto Rico. Aunque con la junta de control fiscal que viene estas son las elecciones más innecesarias en la historia del país y nos llevara no a 1990 sino a 1930 o más pobre aún, pero eso es tema para otro post.

La urna es el ataúd para enterrar a la nación puertorriqueña.


Todavía no sé si voy a votar el 8 de noviembre, pero si lo hago iría al colegio electoral con las patillas como Eros Ramazzotti, con una camisa FUBU, mahones bieeen anchos, los tenis que decían bien grande AIR por el lado (los Pippen), en mi tres potes afueguillo, escuchando Playero 39 y mirando mal a to’ el mundo como si fuera 1996 que esas fueron las elecciones que me grajié a Michelle la nena gimnasta que estaba bien buena de la calle de Fósforo. ¡Woooo! Chekeamos.

miércoles, 12 de octubre de 2016

El Maestro tiene la Razón




         Saludos compatriotas:


         Mi nombre es Joutax y siempre he pensando no tener hijos por lo hijoeputa que fui de pequeño y vengo a decirles que le doy la razón al maestro de San Lorenzo porque todos se quejan de su vocabulario, pero nadie ha dicho nada del estudiante con el celular. 

         Cuando chiquito yo era un nene pendejo que estudiaba en un colegio militar y aspiraba a ser policía o astronauta. Una vez llegué a intermedia todo cambió. Hice de todo; desde robarme los exámenes finales y vender la clave a $100, hasta cortar clases para irme a pedir dinero por las casas para “pacientes de cáncer” e irme a comer en Sizzler.




         Empecé la elemental en la Caguas Military Academy. Fui un niño de comportamiento común, buenas notas y una que otra peleíta boba. Odiaba a los que hablaban malo, me peinaban como un ‘Beatle’ y era chota. Recuerdo que en primer grado Kelvin, que era el más grande del salón, le pegó con una goma Lion en la cabeza a la maestra y la maestra iba por fila preguntando quién había sido y dando reglazos a cada uno por no chotear, hasta que llegó a mí y antes de que me preguntara le dije “fue Kelvin, missy”. Sí, era un nene pendejo y lambón. En navidades del 1996, cuando estaba en séptimo grado mi papá murió y al quedar solo con mi hermana y mi mamá se me subieron las chuletas y me puse rebelde contra el mundo. Jodía con cojones, pero como los dueños de la escuela vivían detrás de mi casa me soportaron bastante. Le daba en la cara a las nenas, le metía palitos por el culo a otras, llevaba Finlandia con china en botellitas de agua, abusaba de los pendejos y un día hasta invité a pelear al maestro de inglés. Sí, haciéndole la vida imposible a mi mamá que era quien empezaba a manejar sola el negocio de mi difunto padre.




         Cuando se acababa el último semestre de octavo hicieron una “redada” de suspensiones a estudiantes y mi nombre era el primero de la lista. Fue badtrip porque esa fue mi escuela favorita y en la única que duré más de un año. Mi molestia era tanta que cuando llegué de la escuela le entré a huevazos a la casa de los dueños. Mi mai por joder me puso en la pública del pueblo donde obviamente yo no encajaba, pues todos eran caquitos con guilles de gangster y yo era un rockero pendejo que le gustaba joder y correr patineta. La escuela Gerardo Sellés Solá era tan mierda y las materias estaban tan atrasadas que nunca entraba. En octubre llamaron a mami para decirle que llevaba 60 cortes de clases y que los maestros de mis últimas clases aún no me conocían. Pasé fácil el grado, pero me prohibieron ir a mi graduación de noveno, dieron mala recomendación de mí a las escuelas del área y me tuvieron que poner en una pública más tranquila en otra área de Caguas.




         Cogí décimo en la Bairoa 3 y me sentía más cómodo porque me encontré con viejas amistades que habían botado conmigo de la militar. Ya en febrero no me querían en 4 de 7 clases por “malcria’o”, “racista”, “bellaco”, y en otra porque simplemente no entraba y me quedaba jodiendo afuera. Ahora eran peleas, madres de amigas encojonás porque les prestaba películas de Marilyn Manson, estudiantes quejándose porque me pasaba enseñando el culo y al final me botaron por algo que no hice, pero mi reputación no me ayudó. Esta vez no quise chotear a quien hizo un dibujo denigrando a una compañera (con mis ideas) y él dijo que fui yo. Trataron de demandarme por difamación, pero la mamá de la muchacha me conocía y prefirió no hacerlo, dejar que terminara el grado y que no me dieran matrícula para 3er año. Mi madre encojoná con cojones me dijo “¡Como castigo te pondré en una escuela cristiana y si te botan de ahí, te quedas bruto por cabrón!”




         Luego de varias semanas en busca de alguna escuela que me quisiera encontramos la Academia Cristiana Elohim. Cuando cogí los exámenes para entrar saqué perfecto y me brincaron a 4to año. Porque a pesar de ser un hijoeputa nunca dejé de estudiar y de ser un estofoncito. De casualidad mi primer día de clases fue el 11 de septiembre del 2001. Estaba perdido en la escuela y todo el mundo en el corre y corre del “ataque terrorista” en New York. De momento nos llaman para reunirnos en la cancha, allí piden que todos nos agarremos por las manos y que oremos por la tragedia que estaba pasando. Empezó a llover y me moví a escamparme, pero parece que eso era pecado y empezaron a regañarme; a decirle a los demás que mientras más yo me tardara en unirme, más se iban a mojar. No me quedó de otra que unirme y le expresé mi encojonamiento al compañero que me sudaba la mano diciéndole “¡me cago en Dios, socio!”. Unos minutos después de la oración me reúnen en la oficina con la directora y el compañero con quien deposité toda mi confianza. Me dijeron que estaba reunido por algo inaceptable, una blasfemia, yo lo negué, pero no me sirvió de mucho porque quien yo pensaba que era mi compañero, era el pastor de la iglesia. Me dieron una oportunidad y eso que pudo haber sido la razón para quedarme bruto como había dicho mami, me ayudó como jamás pensé. El comité escolar y el pastor se propusieron convertirme y después que yo no blasfemara, ellos me pasaban de grado.



         Quizás jodí demasiado e hice que mi madre malgastara mucho de su tiempo y dinero, pero siempre estuve claro de que quien estaba mal era yo y siempre estuve consciente de la cantidad de cabronerías que me aguantaron todos los maestros por cuyas manos pasé. Hoy un maestro se hartó,  ¿y ustedes se creen que se merece que lo fiscalicen por reprender a un cabroncito que de seguro no hizo ni la mitad de las hijeputadas que hice yo?


         Si usted piensa eso, usted es un hipócrita, ojalá nunca pueda reproducirse y me cago en su madre, y en usted también por chango.