jueves, 28 de enero de 2016

Historia de un Beeper



         Años después de mi padre morir, de que Rosselló fuera reelecto y de que a Monica Lewinsky la cogieran mamando bicho en la Casa Blanca todo cambió y nada siguió siendo perfecto. Tenía 14 años y pasaba por la más grande depresión luego de haber tenido que abandonar mi barrio de crianza en Caguas por una mierda de urbanización privada en el matojo de Gurabo. Mami que siempre se preocupó demasiado porque saliera alguien de bien y no un tecato, un bichote o peor aún un futuro paciente de SIDA, me compraba la mejor ropa y los mejores juegos para que despejara la mente. Entre esas cosas que me ayudaron a abandonar aquellas inmensas ganas de quitarme la vida apareció un beeper de Celulares Telefónica y con el la culoncita que iba a ser el primer amor de mi vida.



         A la urbanización llega esta volleybolista flaca de cintura hacia arriba, pero con nalgas, caderas y muslos que nos tenía el bicho vira’o de tanta paja cada vez que salía a botar la basura en V.B. Rags. Venía de una familia cristiana, comemierda y penepé, pero si algo aprendí de mi viejo barrio fue que a las nenas bichas les dan cosquilleos en la chocha los títeres, y ahí estaba yo. El rapero malhabla’o, el peleón y el único que tenía beeper del corillo. Dando vueltas de la manzana mientras conocía su vecindario me le presento, intercambiamos números y empezamos a hablar. En una semana ya estaba en su fiesta familiar recibiendo un regaño de su mai por tenerla sentá en mi falda grajiándomela y tocándole las tetas.



         Luego de un mes saliendo y en pleno enchule ofrezco prestarle mi beeper para escribirle por las noches ya que en su casa no la dejaban usar el teléfono después de las 9pm. Le escribía “sal” y ella sacaba 3 hojas de las ventanas de cristal y se escapaba, me dejaba mamarle las tetas y se iba a dormir. Una noche de esas que uno no tiene un bicho que hacer y de casualidad no estás bellaco porque te casketiaste bastante durante la tarde, decido llamar a los panas y sentarnos a beber frente a casa. En la borrachera uno de ellos que sabía que mi novia tenía mi beeper nos dice para enviarle mensajes tele-teclas (mensajes manuales que uno enviaba para hablar malo o decir bellaqueras) y por alguna extraña razón me gustó la idea.



         Empezamos a escribirle cosas como “Te quiero mamar la crica”, “Ese culo me lo pone bien duro”, “¿Cuándo te lo dejas meter?” y otros 35 mensajes más así de esos que se escriben los enamorados mientras nos reíamos como unos pendejos. Al otro día se levantó bien bellaca y me llamó contenta de tanto halago. Me dijo que por la noche me iba a dar el beeper para contestarme los mensajes uno por uno. –Ustedes ni se imaginan la bellaquera que a mí me dio– Se envolvió tanto hablándome de los mensajes que su hermano mayor escuchó toda la historia, buscó el beeper en su cuarto y empezó a leer los mensajes en voz alta. Ella tiró el teléfono y yo solo escuchaba como se intercambiaban los “¡QUIEEROO METERRTELOO!”, “Wiiii!!!”, “¡BELLACOO!” del hermano y los “¡Déjame quieta!”, “Dame el jodio beeper acá”, “¡No seas pendejo!” de mi novia. En eso los papás llegaron del trabajo y él se calmó, pero ella siguió llorando y peleando para que le diera el beeper. Hasta que la mamá se encojonó y dijo “Felo, dame el beeper ese. Hazme el favor”. Yo me cagué tan cabrón que colgué.



         Al pasar las horas y no recibir llamada alguna me vestí y me fui pa’ la cancha. Allí todo el mundo me empezó a decir “¿Cabróóóón, qué tú hiciste?”, “A esa cabrona le estaban dando un regaño bien hijeputa y era por ti porque el papá le decía que no quería verla más contigo” “ella solo decía que te amaba”, les conté que la mamá leyó los mensajes y nos echamos a reír un rato bien cabrón. Ahí llega el carro de la mai, se baja mi novia, me entrega el beeper y me dice llorando “no me llames”.



         Pasamos meses hablándonos y viéndonos a escondidas. Meses de que su mamá diera rondas por la urbanización y me gritara “¡No te quiero ver más con mi hija!”, “¡Eres un enfermo!”, “¡Sucio!” cada vez que nos cogía en alguna esquina. Hasta que un día le encontró dos pruebas de embarazo en el cuarto y decidió mudarse a Manatí, meterla en una escuela solo de niñas y cancelarle el quinceañero. Hoy día mi exnovia es gorda, cristiana y lo peor de todo; pata.

lunes, 18 de enero de 2016

#SanSe2016 ¡Qué Jodía Vergüenza!



Vuelve enero y vuelven las ganas del puertorriqueño de joderse la salud y hacer el ridículo en público, dándome una infinita razón más para gritar en ayunas: “¡Estos cabrones!”

Las Fiestas de la Calle San Sebastián se empezaron a chavar desde que dejaron de tirar la Fuerza de Choque de la policía y las empezaron a llamar “las SanSe” como quien no quiere pasar trabajo ni hablando. Claro, como es más fácil coger una nota frente a Nono’s en vez de hacer algo por todos los negocios que se van del país. Chorro ‘e pela ñemas es lo que son. Carajo.

La única diferencia de este año con los monos en mahones que fueron el año pasado es que en este no hubo muertos (hasta el momento). Wow, tremendo avance si consideramos que con lo visto en las redes sociales este fin de semana de aquí a marzo ya tendrán al menos clamidia o gonorrea. Porque en mi país si no nos matamos a balazos o en la carretera (o a balazos en la carretera) nos matamos chichando intercambiando enfermedades venéreas y chancros como si fueran estampitas de béisbol.

 Este año no pude a ir a las SanSe ya que soy un hombre de edad avanzada que prefiere ver pornografía de enanitas en la comodidad de su hogar antes que salir, janguear, beber y hablar con enanitas de verdad. Pero con los videos subidos al mágico mundo del internet maté dos pájaros de una jalá (get it?) porque me sentía allí, verlos incluso me llenó de valentía política incorrecta para hacer mis observaciones sociológicas en este triste blog que se niega a morir.

Señora y si su hija es una de las que sale en los próximos videos hágale la prueba del SIDA esta semana, dicen que si lo descubren rápido se puede llevar una vida normal como la de Magic Johnson. Empecemos.


   Para arrancar un gay cogió de pendejo a un tipo en Douglas Pub y se lo grajeó. En mis tiempos el tipo besado le hubiese dado una pela al farifo y sería normal, pero como vivimos los años arcoíris los del negocio se encojonaron con el blanquito por no irse con el maricón y el dieron una pela por straight. ¡Mira qué cojones!


Esta pelea fue porque un chamaquito le pisó los tenis Jordan a otro, y eso en el mundo de la ignorancia es un crimen pagado con la vida. Chekéate como le dan a otro con una yarda de Papa Jag de las que venden en Don Pablo. Fiestas de las SanSe sin peleas es como una Despedida de Año sin tiros al aire: una falacia.


Aquí vemos a un muchachito hablando con Dios mientras una nena se lo mama en El Morro. Sabes que es un chamaquito ignorante porque está en la parte de El Morro de fumar marihuana, no en la de bellaquear. La parte de bellaquear en El Morro es más a la derecha que son unos pasillos estrechos que se puede ver abajo el cementerio y las tumbas de los políticos muertos. Hablando de políticos muertos…


Como es año de elecciones los políticos estaban hasta por debajo de los adoquines en las SanSe2016, pero eso no significó que la gente les hiciera caso. El pueblo va a esas actividades para olvidarse de sus problemas, no para escuchar la voz fañosa de Ricky Rossellito en el segundo piso de Dakiti.



Esta foto me da sueño.


El refrán “en el hoyo te comen el joyo” fue inspirado en este hombre mamándole el culo a una desconocida en La Perla.


El mal mantenimiento de los faros se vio reflejada en la sangre que brotaba de la calva de ese señor. El Municipio de San Juan solo limpia la calle San Sebastián en enero para las fiestas y el resto del año que se joda. Esperen la demandita.


Lo que pasa es que se le perdió el iPhone dentro de la crica de la novia y lo está buscando, es lo que pasa.


Otra cosa que me abochorna de las SanSe son los precios. Para mi época el jangueo era más económico, y más sano, y por $3 pesos nos daba para un sorullo y para hacer un caballo y comprar rolas en La Perla. ¿Se acuerdan cuando vendían rolas en La Perla? Definitivamente las cosas han cambiado.


¡Me cago en Dios!


No podía faltar el chamaquito vomitao inconsciente que ya es parte del folklore de estas fiestas. Fíjense en el buen samaritano que le ofrece al joven desmayado un pase de cocaína para despertar. ¡Pura cultura boricua!


Hasta los muertos salieron a celebrar las Fiestas de la Calle San Sebastián como si fueran los Premios OTI. Dicen que al final del discurso de bienvenida que dio Carmen Yulín una sobria Lucesita Benítez se turbó igual que en el concierto de Calle 13 y dijo: “Quédense con Billy Van, yo me voy” y siguió bebiendo Palo Viejo con anís.


¿Dónde están las yales aquí? Pues en las SanSe2016, ¿dónde más? La de la izquierda se llama Crayolita y le envidio su autoestima. You go girl! Lo bueno de este corillito es que no hay trannys tratando de engañarnos, aunque no estoy muy seguro por la de la gorra negra. La de la derecha tiene un beanie de hacer head spins en la cabeza y si se pierde y llega a casa la pongo boca abajo. ¿¡Dios por qué soy tan viejo!?


A esta parejita gringa la nota del molly le explotó antes de tiempo y empezaron a bellaquear en medio de la calle así como si nada. Las tetotas invitan al bellaqueo anónimo pero el tipo tiene cara de que come carne de burro y que si te clavas a su esposa él te tiene que clavar a ti. No gracias, puedo vivir sin hacerlo.


Este tuit de la señora alcalde es un engaño. Ella dice que todo está tranquilo pero yo veo un corillo de gente ahí reunida mirando al piso. Mi experiencia callejera me dice que esa gente o están fumando marihuana, o están violando a una tipa en el suelo como a Nina Hartley en Boogie Nights, o fue que mataron a alguien. Señora Carmen Yulín investigue bien eso, no vaya a tener otro caso como el del canadiense que su esposa de Guaynabo mandó a matar en el callejón del Nuyorican Café.

EPÍLOGO

Si alguna vez estas fiestas tuvieron valor cultural yo no lo viví. Son solo una excusa para finalizar las Navidades boricuas bebiendo y jodiendo. Tal vez nuestra cultura es así, joda, bellaquera y que se joda. Todos necesitamos el roce de la carne de nuestro carnaval caribeño, pero procura que no te graben, so mamón.


El año que viene voy pa’ las SanSe. ¡El que quiera ir conmigo me avisa en los comments! ¡Al carajo se irán! What?

lunes, 4 de enero de 2016

Predicciones del 2016





En el 2016 no habrán muchas cosas buenas que leer en internet, y este post no es la excepción. Tampoco habrán muchos escritores dispuestos a predecir el futuro, porque ya nadie escribe, pero todos quieren ser famosos adivinando que va a pasar. Así que llamé a Walter Mercado, al espíritu de Harry Houdini y a Rukmini para que me ayudaran a escribir estás predicciones blasfemas y fatulas. Saludos, les habla Vladedamus, hombre místico que habla con manerismos sin ser maricón y que puede predecir el futuro mirando un asopao de conejo y patitas de cerdo.

Tiré los caracoles en un toque de tambor batá y vi que la gente seguirá yéndose de Puerto Rico, aunque puede que la restricción de no viajar con la licencia de conducir me joda la predicción, pero la economía no saldrá del hoyo y la gente seguirá escapando la pobreza feliz en busca de prosperidad sacrificada. Me dicen los caracoles que USA seguirá tratando cada día más a los puertorriqueños como extranjeros de cualquier otra república ajena, enviarán menos fondos federales, y lo más importante de todo, no nos ayudaran a pagar la deuda. También predigo que más de una persona se saldrá por el techo leyendo este párrafo.

Tuve una reunión con el Oráculo en su apartamento de Isla Verde y pasándome un fili me dijo que la marihuana será legal en el 2016. Increíblemente también me dijo que, a pesar de lo que se creía, las iglesias católicas y protestantes apoyaran la medida de la legalización mafutera al darse cuenta que el mejor sitio para pasar una nota un domingo por la mañana es sentado en misa sintiéndote culpable de tus pecados. El Oráculo también me dijo que en el 2016 Iraq dejará de existir como Nación-Estado, pero ahí se acabó el fili y tuvimos que salir a buscar más moñas.

Le leí la mano a Donald Trump y vi que no va a ganar la candidatura a la Presidencia por el Partido Republicano como todos creen, sino que va a ser Ted Cruz, un cubano de Canadá. No pude contener la risa y me reí en la cara del señor Trump, molesto me preguntó que qué era tan gracioso. Le miré la peluca y le dije que me alegraba que nunca pudo demoler La Perla para poner su casino y que Miss Universe era una porquería. Me dijo algo que no entendí sin subtítulos sobre como haría que los trabajos de China regresaran a América, no le hice caso y seguí anticipando el futuro como Panasonic.

Se me cayeron unas cartas briscas en el piso del baño y cuando las fui a recoger vi una predicción de que en el 2016 seguirá la moda de raperos que no riman. La forma en que cayó la carta del basturrio por debajo del copón me indicó que el “bling-bling commercial trap shit” seguirá siendo lo que chamaquitos sin entrenamiento musical crearán para oídos sordos sin concepto de ritmo, armonía y rima. La carta de la moneda de oro cayó boca abajo, lo que significa que en este año mafiositos frustrados seguirán gastando $200 dólares en Best Buy para creerse productores musicales. El espadón se me perdió del paquete de cartas en un mahón blanco marca Pepe que me puse en Nochebuena, así que seguiremos escuchando música de artistas modernos promedios, que ante la falta de los buenos músicos entrenados de antaño, seguiremos diciendo (como para creerlo nosotros mismos) que son buenos, aunque sean una mierda.

Degollé una cabrita y la sangre coagulada en el piso decía que en el 2016 gente con poca actividad sexual seguirán hablando de Star Wars.

Me salió un lunar canceroso en el cuello que claramente es una profecía de como las relaciones humanas seguirán deteriorándose cada día más. Me rasqué el lunar y sentí que la gente seguirá echándole la culpa al Internet por este deterioro, cuando en realidad es solo un reflejo de nuestra conducta, pero ahora con evidencia cibernética de nuestros actos. También me fue revelado en un sueño por el alma en pena de Martín Ramos Paz que la gente seguirá necesitando amor pero que solo admitirán querer sexo y que se conformarán con pornografía.

Fui a Starbucks y la espuma de mi Caramel Macchiato de doce pesos (¡$12!) decía que Obama va a liberar a Oscar López Rivera en diciembre del 2016, su último mes de mandato, fecha cuando los Presidentes liberan presos porque ya no les importa un carajo. La borra al final del café sobrevaluado me dijo que Obama será recordado como un “lame duck president” que se dejó meter las cabras en el rancho internacional por los pastores rusos. Me encontré a Marty McFly en una parada de guaguas y me dijo que dejará de ser un pendejo más tratando de predecir el futuro y que no volviera a comprar café soso en Starbucks.

Por último, los astros me dijeron que en Puerto Rico ganará un candidato malo. La alineación del planeta Neptuno y el planeta Marte con el punto de crack de la Barriada Morales también nos dice que el próximo Gobernador no será elegido por sus méritos, ya que los principales candidatos no tienen ninguno, sino por el carisma de sus señoras esposas. En el 2016 Puerto Rico votará por una Primera Dama, no por un Gobernador. La posición de la luna menguante del Planeta Melmac (planeta de Alf y de Shorty Castro) nos indica que en este nuevo año el Gobernador tendrá menos poder que nunca gracias a una Junta Fiscal impuesta desde los cielos (del norte) que tratará de recoger lo poquito que queda del ELA antes que se vayan de esta colonia estéril en negación.

Mi conciencia me dijo que en el 2016 todo va a seguir igual, pero peor.