lunes, 21 de marzo de 2016

Bisexualismo: ¿Rechazo o Bellaquera?



         Vengo de la unión de dos familias campestres, unos jíbaros y otros comemierdas que creen que cagan más arriba del culo. Desde tecatos de manteca hasta políticos de alto mando. He tenido tíos que dan el culo por droga como también he tenido primos que lo dieron por placer. Por parte de madre tuve un tío maricón que obviamente murió de SIDA y por parte de padre tengo un abuelo que se casó con su hijastra. Un descojón familiar y aún así pretendían que yo no me hiciera casketas en el baño de la escuela después de verle los pantys a Mrs. Almenas.

         Gracias a tanto libertinaje aprendí muchas cosas de pequeño, pero esas mismas me crearon demasiadas confusiones con el tiempo. Siempre me preguntaba “¿por qué mi primo es pato si él no es feo?”, “¿por qué mi tío se viste de mujer, pero se lo mete a mi primito?” y “¿por qué si papi odia a los patos se ríe tanto viendo a Guille en Entrando por la Cocina?”. Me era imposible pensar que un bisexual nacía siendo así, mi papá me decía “es gente bien bellaca”, mis tíos me decían “eso es cosa de gordas rechazadas que quieren llamar la atención de los hombres” y mi abuela dijo “¡si tienes un hijo homosexual que te lo cuide la madre que te parió!”. Es ahí donde viene la idea de escribir un estudio de personajes importantes en la historia y decidir si son bisexuales por feos o por enfermos sexuales.



Ricky Martin: Este individuo es la definición de un pervertido. Una persona tan famosa por su música y su belleza es imposible que tenga alguna otra razón para justificar el hecho de que le gusta treparse otros machos de mochila. Se dice que para las violaciones de los Menudos a él era al único que se le paraba estando en cuatro. Enrique Martín Morales o 'Rico Boy' como Edgardo Díaz le suspiraba en la nuca, tiene 44 años y todavía se ve mil veces mejor que todos nosotros. Es tan hermoso que con su belleza nos hace creer que canta lindo cuando su voz es más fea que la de Milly Cangiano y más débil que la salud de Robi Draco Rosa.



Cucusa Hernandez: Gracias a esta señora que es la única que tiene los cojones pelús en el PNP es que hay tanta gordita attentionwhore en internet. El rechazo de ser fea y la vagancia de ser gorda y no querer rebajar la llevó mamar chochas de dominicanas en Santurce. Nada grita más ‘rechazo’ que una gordita penepé malhumorada gritando sin aire todo el día en radio AM. Esta doña fue víctima de bullying cuando pequeña porque chillaba los calzoncillos cuando se quedaba en casa de sus amigos.




Marilyn Manson: Este es el único de esta lista que de seguro empezó por rechazo y luego le cogió el gusto. Aunque su bisexualismo es más show y drogas que otra cosa, porque sus relaciones famosas siempre han sido con sendas jevotas. Pienso que haber estudiado en un internado cristiano influyó mucho en sus mariconerías. No dudo que un cura haya abusado de él por tener cara de pendejo y adorar a Satanás.




Luis Muñoz Marín: El término ‘bisexual’ nació en Puerto Rico en el 1952 cuando el papá tecato de Melo(mamó) hiciera un pacto para unirnos a los Estados Unidos. Antes de ese año ningún hombre se permitía mamar chocha con dolor de culo. Al contrario de Marilyn Manson, este señor empezó por la bellaquera que le daba pensar toda la mierda que podía comer mientras otro país lo ayudaba, y terminó por el rechazo de que los americanos se cansaran de sacarnos y nos negaran las ayudas. ¡Luis Muñoz Marín, huelebicho!



Tata la pinchera: Esta señora vendía pinchos en el Supermarket de papi y siempre me decía: “¡Qué nene más lindo!”, “Cuando seas grande cásate conmigo” mientras le miraba los muslos a mami. Tenía el pelo corto, se peinaba pal la’o, usaba mameluco y trepaba el pie en un banquito pa’ amarrarse los gabetes. Esa era pata de nacimiento, pero se metía perico y empezaba a agarrarle el bicho a sus clientes. Papi la odiaba, pero no la sacaba porque vendía con cojones. Todo terminó el día que llegó con un banner que leía “Tata Pinchos: Sabor a Carne, Olor a King Crab” y mi pai mandó a mami a botarla pal carajo.



Peter North: Antes si eras hombre y querías pertenecer a la industria porno los requisitos eran; introducir a tu novia en el mundo XXX o empezar maquillándote la cara con el bicho de algún prieto. Peter que fue famoso por su chorro de leche aceptó ponerse arriba en los 69’s con tal de hacer chavos y en un futuro comerse todas las chochas existentes. Fue uno de los que se clavó a Traci Lords par de veces cuando ésta todavía era menor de edad. ¡Qué cabrón! North definitivamente fue bisexual por bellaco. Él sabía lo que quería y aunque fuera un asco se lo propuso y no dañó su nombre porque mientras cogió por culo se llamó “Matt Ramsey”.



Ivy Queen: El joven llamado Iván Reyes antes de ser reconocido mundialmente como Ivy “La Diva, La Potra, La Caballota” Queen era un mariconcito que hacía uñas en casa de su tía en Añasco. Allí le brincó la verja a una de sus empleadas y empezó a salir con un MC y b-boy llamado Gran Omar. Al Iván rapear mejor que su novio, el b-boy decidió hacerlo famoso, pero como mujer porque se abochornaba que la gente dijera que un patito le metía más que él. Ahí va donde DJ Negro y ponen a La Queena a cantar “muchos quieren tumbarme” en The Noise 5. Esa canción claramente era una protesta en rebeldía hacía los hombres por no dejarlo brillar siendo bugarrón. Actualmente Iván se hizo las tetas y está en proceso de removerse el bicho.
 


José Enrique: Aquel caso del publicista que secuestraron y apareció quema’o dentro del carro en un monte... ¡Qué injusticia, puñeta! Ni que cancelar a La Comay por decir lo que la mayoría de los que vivimos en Caguas sabíamos que él hacía a esas horas en La Padial. Un hombre casado salió a la calle a comprar comida china y se perdió en una calle famosa por sus arrestos a abogados, ingenieros y políticos que han cogido comprando hombres en trajecitos brillosos, pero no es maricón. Como en Puerto Rico es pecado hablar mal de un muerto Kobbo Santarrosa pagó las consecuencias ya que el gobierno le tiene miedo a la comunidad gay y a la nena consentida de Pedro Julio. ¡Jodios patos changos!





         En fin, no hay hombres bisexuales solo maricones de closet porque si se deja meter un bicho no tiene excusa alguna de no ser pato. El bisexualismo es la nueva excusa de la mujer en sobrepeso para engañar su rechazo y bajar el queso. Hoy día la mujer engorda y prefiere hacer shows besando otras gordas en jangueos que rebajar y ser físicamente atractiva. En cuestión de sexos todo es saber como y con quien perder la dignidad, pero si lo haces solo para llamar la atención del sexo opuesto me das asco.

2 comentarios: